Rorcual común y gorila de montaña en vía de recuperación gracias a las acciones de conservación - Lista Roja de la UICN

Gland, Suiza, 14 de noviembre de 2018 (UICN) - Las acciones de conservación brindan nuevas esperanzas para el rorcual común y el gorila de montaña, según la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICNTM publicada hoy. El estado de conservación del rorcual común (o ballena de aleta) ha mejorado de “En Peligro” a “Vulnerable” tras las prohibiciones de caza de ballenas, mientras que la subespecie de gorila de montaña ha pasado de “En Peligro Crítico” a “En Peligro” gracias a los esfuerzos de conservación concertados.

Fin Whale

La actualización de la Lista Roja de la UICN publicada hoy también revela que la sobrepesca está causando un declive de las especies de peces en partes del mundo en desarrollo, con un 13% de las especies mundiales de meros y un 9% de los peces del lago Malawi ahora en peligro de extinción. La sobreexplotación también amenaza al palo de rosa africano (Pterocarpus erinaceus), una importante fuente de madera, que entra en la Lista Roja de la UICN en la categoría “En Peligro”.

La Lista Roja de la UICN incluye ahora 96.951 especies, de las cuales 26.840 están amenazadas de extinción.

“La más reciente actualización de la Lista Roja de la UICN ilustra el poder de las medidas de conservación, con las recuperaciones que estamos viendo de la ballena de aleta y el gorila de montaña”, dice Inger Andersen, Directora General de la UICN. “Estos éxitos de conservación son una prueba de que los ambiciosos esfuerzos de colaboración de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil pueden revertir la tendencia de la pérdida de especies.

Desafortunadamente, la última actualización también ilustra cómo las amenazas a la biodiversidad continúan socavando los avances hacia algunos de los objetivos más importantes de la sociedad, como la seguridad alimentaria. Necesitamos con urgencia que se refuerce y se sostenga una acción efectiva de conservación. La actual cumbre de la ONU sobre la biodiversidad, en Egipto, ofrece una valiosa oportunidad para una acción decisiva para proteger la diversidad de la vida en nuestro planeta”.

Poblaciones de ballenas en aumento

Anteriormente catalogada como “En Peligro”, el rorcual común, o ballena de aleta, (Balaenoptera physalus) se considera ahora como “Vulnerable”, ya que la población global de la especie casi se ha duplicado desde la década de los 1970. Esta recuperación se debe a las prohibiciones internacionales sobre la caza comercial de ballenas en el Pacífico Norte y en el Hemisferio Sur, vigentes desde 1976, así como a reducciones significativas en las capturas en el Atlántico Norte desde 1990. El estado de la subpoblación occidental de ballenas grises (Eschrichtius robustus) también ha mejorado, pasando de “En Peligro Crítico” a “En Peligro”. Ambas especies de ballenas se vieron históricamente amenazadas por la sobreexplotación de su grasa, aceite y carne.

“Las poblaciones de rorcual común y de ballenas grises occidentales fueron severamente reducidas por la caza, y es un alivio poder ver finalmente un ascenso de estas poblaciones. Estas ballenas se están recuperando, en gran medida, gracias a las prohibiciones de caza comercial, a los acuerdos internacionales y a diversas medidas de protección. Sin embargo, los esfuerzos de conservación deben continuar hasta que las poblaciones ya no estén amenazadas”, dijo Randall Reeves, Presidente del Grupo de Especialistas en Cetáceos de la CSE de la UICN. “Estos ejemplos de gobiernos, indústrias y sociedad civil actuando juntos para la conservación deberían servir de inspiración para las Partes reunidas en Egipto, esta semana, para la conferencia del Convenio sobre la Diversidad Biológica”.

La protección casi completa de las ballenas de aleta a lo largo de su área de distribución ha permitido a la población mundial llegar a alrededor de 100.000 individuos maduros. Las ballenas grises occidentales han sido protegidas de la caza comercial de ballenas en casi todos los Estados de su área de distribución desde 1980, pero solo recientemente se ha podido evidenciar claramente el crecimiento de sus poblaciones en el Pacífico occidental, y más particularmente en la isla de Sajalín, Rusia. La demora entre el efecto de las medidas de conservación y la detección de la recuperación de la ballena se debe, en parte, a la baja tasa de reproducción de estos animales. Cinco Estados del área de distribución de la ballena gris (Japón, Federación de Rusia, República de Corea, Estados Unidos y México) han firmado un Memorando de Cooperación sobre medidas de conservación de las poblaciones de ballenas grises occidentales. Las actividades industriales, incluyendo la explotación de petróleo y gas y la pesca comercial, también representan una amenaza potencial para las ballenas grises. Desde 2004, un panel independiente de científicos liderado por la UICN ha estado asesorando a Sakhalin Energy, una de las mayores empresas que operan en el alta mar del Lejano Oriente ruso, sobre cómo limitar los impactos de sus actividades en las ballenas.

Esperanza para el gorila de montaña

Esta actualización de la Lista Roja de la UICN también brinda esperanza para el gorila de montaña (Gorilla beringei beringei), cuyo estado de conservación ha mejorado de “En Peligro Crítico” a “En Peligro” gracias a los esfuerzos concertados de conservación, más allá de las fronteras nacionales, y al compromiso positivo de las comunidades que viven alrededor del hábitat de la especie. El gorila de montaña es una de las dos subespecies de gorila oriental (Gorilla beringei), especie que permanece “En Peligro Crítico”.

Unas intensas acciones de conservación, incluyendo patrullas contra la caza furtiva e intervenciones veterinarias in situ, como la eliminación de trampas, han contribuido al crecimiento de las poblaciones de gorila de montaña desde la evaluación anterior de la Lista Roja de la UICN, publicada en 2008. Mientras que la población de gorilas de montaña se estimaba en alrededor de 680 individuos en 2008, las estimaciones de 2018 muestran que ha aumentado a más de 1.000 individuos, la cifra más alta registrada para la subespecie. El crecimiento de la población ha sido confirmado mediante métodos de censo coordinados y mejorados.

El hábitat del gorila de montaña está restringido a unas áreas protegidas que cubren aproximadamente 792 Km² en dos lugares de la República Democrática del Congo, Ruanda y Uganda: el macizo de las Virunga y la región de Bwindi-Sarambwe, ambos lugares rodeados por tierras utilizadas intensivamente para la agricultura por una creciente población humana. Las amenazas a esta subespecie siguen siendo importantes, incluyendo la caza furtiva, los disturbios civiles recurrentes y las enfermedades introducidas por el hombre, desde infecciones respiratorias hasta el Ébola.

“Si bien es una noticia fantástica que las poblaciones de gorilas de montaña estén aumentando, esta subespecie aún está en peligro y, por lo tanto, los esfuerzos de conservación deben continuar”, dijo la Dra. Liz Williamson, del Grupo de Especialistas en Primates de la CSE de la UICN. “Los esfuerzos coordinados a través de un plan de acción regional y la implementación completa de las directrices de la UICN sobre mejores prácticas para el turismo y la prevención de enfermedades en los grandes simios, que recomiendan limitar el número de turistas y evitar cualquier contacto directo con los humanos, son fundamentales para asegurar el futuro del gorila de montaña”.

Especies de peces amenazadas por la sobrepesca

Cincuenta y cuatro especies de peces de dos pesquerías importantes están amenazadas por la pesca no sostenible, según la actualización de la Lista Roja de la UICN.

El 9% de las 458 especies de peces evaluadas en el lago Malawi están en alto riesgo de extinción, causando preocupación por la seguridad alimentaria regional. Tres de las cuatro especies de tilápia (Oreochromis karongae, Oreochromis squamipinnis, Oreochromis lidole), el pez más valioso económicamente en Malawi, están “En Peligro Crítico”. Las pesquerías de tilápia están, hoy, al borde del colapso. Más de un tercio de los habitantes de Malawi dependen del lago Malawi, el tercer lago más grande de África, para su alimentación y su sustento. Un informe reciente sobre la cuenca del Lago Victoria llega a conclusiones similares, con tres cuartos de las especies endémicas de agua dulce amenazadas. Los medios de vida locales en varios países de África del Este que dependen de los recursos de estos lagos están amenazados por la pesca insostenible.

La primera reevaluación de las 167 especies de meros, un tipo icónico de lubina de gran valor económico que ocurre ampliamente en las regiones del Atlántico, del Caribe y en el Indo-Pacífico, confirma que el 13% está amenazado por la pesca excesiva. Las comunidades locales de los países tropicales y subtropicales en desarrollo se ven particularmente afectadas. Las especies de la Lista Roja de la UICN se reevalúan periódicamente y su estado de conservación se redefine, en consecuencia, en función de los nuevos datos disponibles. La mejora de la información sobre tendencias poblacionales confirmó que el mero estriado (Epinephelus striatus) está más amenazado de lo que se pensaba anteriormente, pasando de “En Peligro” a “En Peligro Crítico”. Esta especie es muy apreciada en todo el Caribe, pero la sobrepesca ha causado descensos locales de más del 80% desde la década de los 1980. Las evaluaciones también han destacado que el mero de camuflaje (Epinephelus polyphekadion) y la cuna aguají (o abadejo, Mycteroperca microlepis) se encuentran en una situación más preocupante de lo que se pensaba anteriormente.

“El agotamiento de las poblaciones de peces es una gran preocupación para la seguridad alimentaria, en particular para las comunidades costeras de los países en desarrollo”, dijo Yvonne Sadovy, Copresidenta del Grupo de Especialistas en Meros y Lábridos de la CSE de la UICN. “Si bien algunas pesquerías marinas comerciales se gestionan de forma sostenible, existen pocos ejemplos de este tipo para los meros, globalmente. El crecimiento de la población humana provoca un exceso de demanda en las especies de peces importantes para los medios de vida de subsistencia y los mercados especializados, y las presiones de exportación están exacerbando la situación. La disminución de las especies afecta significativamente el precio del pescado en todo el mundo y reduce la seguridad alimentaria para millones de personas que dependen de la pesca a pequeña escala y de subsistencia para sobrevivir”.

La tala ilegal amenaza el palo de rosa africano

El palo de rosa africano (Pterocarpus erinaceus), un árbol maderero de importancia mundial, entra a formar parte de la Lista Roja de la UICN en la categoría “En Peligro”, amenazado por una tala excesiva para satisfacer la creciente demanda de productos para el hogar. Originaria de África occidental y central, la madera de color marrón rosado oscuro de este árbol se utiliza a nivel mundial para elaborar muebles, suelos, utensilios domésticos a precios asequibles y en la construcción. Entre 2009 y 2014, el comercio de madera del palo de rosa africano se ha multiplicado por 15 para satisfacer la alta demanda china.

“A medida que la demanda supera el suministro legal de madera de palo de rosa africano, las redes de comercio ilegal se están volviendo cada vez más lucrativas”, dijo Sara Oldfield, Copresidenta del Grupo de Especialistas de Plantas de la CSE de la UICN. “Menos del 2% de los bosques nativos de este árbol están protegidos y gran parte de su hábitat se encuentra en zonas de conflicto, donde la conservación no es una prioridad. Debemos expandir las áreas protegidas para conservar esta especie”.

El comercio ilegal de madera de palo de rosa africano es generalizado. La mayoría de los países del área de distribución cuentan con legislación específica para proteger a la especie, pero a menudo esta no se aplica debido a la falta de recursos y financiamientos para controlar el comercio ilegal. En Togo, en 2008, una cuarta parte de la cosecha de palo de rosa africano provenía del comercio ilegal. La falta de concienciación en toda la cadena de suministro perpetúa la situación, amenazando los medios de vida locales que dependen del árbol para forraje, combustible, teñido de ropa y uso medicinal. También se están investigando los usos del palo de rosa en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Otras especies:

Agar: La totalidad de las 20 especies de agar han sido evaluadas por la Lista Roja de la UICN, y 13 están en peligro de extinción. La madera herida de este árbol se utiliza para producir perfumes y fragancias y es una de las maderas más caras del mundo. Debido a su alto valor económico, las especies de agar están amenazadas por la tala ilegal en algunas áreas. El agar chino (Aquilaria sinensis), Vulnerable, ha sufrido un descenso del 30% de su población en los últimos diez años. Entre 2006 y 2011, las aduanas de la provincia china de Guangdong informaron de 211 casos de contrabando ilegal.

Aro gigante (Amorphophallus titanum): también conocido por “Flor del cadáver” por su hedor infame, el aro gigante (Amorphophallus titanum), la mayor inflorescencia del mundo, se evaluó por primera vez en la Lista Roja de la UICN. La especie, endémica de la isla de Sumatra, en Indonesia, está clasificada como “En Peligro”, tras una disminución estimada de su población del 50% en los últimos 150 años. Las razones principales de su declive son la tala y la conversión del hábitat de bosque nativo de la planta a plantaciones de palma aceitera. Menos de 1.000 individuos permanecen en la naturaleza, pero aún se puede salvar el aro gigante protegiendo su hábitat. Un programa de educación pública para informar de las amenazas a las que se enfrenta esta especie icónica también ayudará a que los actores locales se involucren y ayuden a protegerla.

Tortuga mexicana (Gopherus flavomarginatus): la especie de tortuga más grande de América del Norte, la tortuga mexicana (Gopherus flavomarginatus), ha visto su estado de conservación pasar de “Vulnerable” a “En Peligro Crítico” en la Lista Roja de la UICN, debido a su explotación para el consumo de subsistencia y la pérdida generalizada de su hábitat. Las poblaciones de esta tortuga, que se encuentra en áreas aisladas de la cuenca del Bolsón de Mapimí, en México, se han desplomado en más del 64% en los últimos 30 años. La especie es considerada como en peligro de extinción por las leyes federales de vida silvestre de México y se están planteando programas de reproducción en cautiverio con el objetivo de reintroducir la especie en Nuevo México y Texas, EE. UU.

Notas: La Lista Roja de la UICN dispone de un nuevo sitio web, con interfaz de usuario y capacidades de búsqueda mejoradas y formatos más atractivos para mostrar información sobre el estado de amenaza de las especies. Esta nueva web permitirá a los usuarios encontrar de forma más rápida y eficiente la información que estén buscando, y así poder tomar los pasos importantes necesarios para proteger la biodiversidad global. Agradecemos de forma especial a Toyota Motor Corporation y Synchronicity Earth por la financiación de la nueva plataforma web de la Lista Roja de la UICN.

Citas de apoyo

“Al menos dos mil millones de personas dependen directamente de pesquerías de agua dulce continentales como el Lago Malawi para su supervivencia”, dijo William Darwall, Jefe de la Unidad de Especies de Agua Dulce de la UICN. “Casi el 80% de las capturas de las pesquerías de agua dulce provienen de países con déficit alimentario donde, globalmente, la población no tiene suficientes alimentos para satisfacer las necesidades diarias recomendadas de calorías. A pesar de esto, los recursos de agua dulce no constan en las prioridades de las agendas nacionales o internacionales. Por lo tanto, no se podrá alcanzar la Meta 6 del Plan Estratégico para la Biodiversidad de las Naciones Unidas, enfocada en evitar la sobrepesca. Esta omisión pone en riesgo los medios de vida locales y aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria en todo el mundo”.

“Los éxitos de conservación como el gorila de montaña demuestran que las medidas de conservación enfocadas y basadas en la ciencia funcionan. Por eso seguimos apoyando la Lista Roja de la UICN”, dijo Sr. Keiji Nemoto, Director General de la División de Asuntos Ambientales de Toyota Motor Corporation. “La Lista Roja de la UICN proporciona datos invaluables, que informan sobre políticas y acciones de conservación que evitan que las especies se deslicen hacia la extinción”.


###

Para más información o para concertar entrevistas, por favor contacte a:
Goska Bonnaveira, Relaciones con la Prensa, UICN, +41 792760185, goska.bonnaveira@iucn.org
Elaine Paterson, Relaciones con la Prensa, UICN, +44 7963024862, elaine.paterson@iucn.org

Notas para los editores

La Lista Roja de la UICN: La Lista Roja de Especies Amenazadas™ de UICN contribuye al logro de la Meta 12 del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020. Meta 12: Para 2020, se habrá evitado la extinción de especies amenazadas identificadas y se habrá mejorado y sostenido su estado de conservación, especialmente el de las especies en mayor declive.

Asociación estratégica UICN–Toyota: Gracias a la asociación estratégica de cinco años entre UICN y Toyota Motor Corporation, que fue anunciada en mayo de 2016, se aumentará de forma significativa el conocimiento sobre el riesgo de extinción de más de 28.000 especies, incluidas muchas que son fuentes clave de alimento para una parte importante de la población mundial. Esta asociación ha permitido agregar 1.986 especies de plantas y animales a esta actualización de la Lista Roja de la UICN. La asociación está impulsada por el Desafío Ambiental 2050 de Toyota, que tiene como objetivo reducir a cero y más allá los impactos negativos asociados con los automóviles, al tiempo que promueve un impacto positivo en la sociedad.

Citas de los socios de la Lista Roja
Botanical Gardens Conservation International:
“Las nuevas evaluaciones de varias especies de plantas icónicas, como el aro gigante, el agar y otros árboles madereros, muchas de ellas en peligro de extinción, enfatizan la urgencia de producir evaluaciones de conservación para priorizar mejor las necesidades de medidas de conservación, tanto in situ como ex situ, para asegurar la supervivencia de las plantas en el futuro”.

Jardines Botánicos Reales, Kew: “Como socio de la Lista Roja, los Jardines Botánicos Royales Kew han contribuido con evaluaciones a la Lista Roja durante muchos años. Tener una unidad dedicada de Evaluación de Plantas durante los últimos dos años nos ha permitido aumentar la tasa de clasificación de las especies de plantas en la Lista Roja, especialmente en las zonas tropicales, con un promedio de más de 1.000 avaluaciones por año actualmente. Este trabajo es de vital importancia para asegurar que la Lista Roja sea representativa de la vida en el planeta. Solo podemos planear acciones efectivas para enfrentarlas si comprendemos las amenazas a las que están expuestas las especies”. Dra. Serene Hargreaves, del Departamento de Ciencias de la Conservación de Kew.

ZSL: “La recuperación de especies como el gorila de montaña, la ballena de aleta o la jirafa de Rothschild demuestra, una vez más, que con acciones de conservación sostenidas y a largo plazo, no solo podemos prevenir las extinciones, sino también lograr una recuperación significativa de las poblaciones”, dijo Dominic Jermey, OBE, Director General y CVO de ZSL (Sociedad Zoológica de Londres). “Mientras los gobiernos del mundo se reúnen en Egipto para continuar las discusiones sobre la creación de un nuevo y ambicioso plan estratégico para la biodiversidad, esperemos que estos ejemplos animen a los países a tomar compromisos firmes que pongan a la vida silvestre mundial en el camino hacia la recuperación”.

Ejemplos de otras especies que se han añadido en esta actualización

Cyanea konahuanuiensis: Cyanea konahuanuiensis es una planta endémica de Hawaiʻi, donde solo se encuentra alrededor de la cumbre del monte Kōnāhuanui, en las montañas de Koʻolau, en Oʻahu. Se han encontrado aproximadamente 20 plantas maduras, pero las plántulas son escasas, lo que sugiere que la población está en declive. El pequeño tamaño de su población conocida y su área de distribución restringida hacen que esta especie sea susceptible a amenazas de especies invasoras introducidas (ratas, babosas, cerdos salvajes, plantas invasoras) y a eventos estocásticos como deslizamientos de tierra, huracanes o inundaciones repentinas. También es probable que la mayoría (o posiblemente la totalidad) de sus aves nativas polinizadoras y dispersadoras ya hayan desaparecido. Esta planta entró en la Lista Roja 2018-2 en la categoría “En Peligro Crítico”.

Naʻo Hau Hele (Hibiscus brackenridgei): Esta especie es la flor oficial del Estado de Hawaiʻi. Se trata de una planta rara, que se encuentra en solamente nueve pequeñas subpoblaciones en las islas de Oʻahu, Maui, Lanaʻi y Hawaiʻi. Se dice que fue plantada con fines ornamentales por los primeros hawaianos y sigue siendo popular, hoy en día, en los viveros comerciales. En la naturaleza, está amenazada por plantas invasoras no nativas que compiten con ella (por humedad, nutrientes, luz y espacio), alteran el hábitat nativo y aumentan la frecuencia de los incendios. La especie también es consumida por animales no nativos (ratas, cerdos, ciervos y cabras), algunos de los cuales también degradan su hábitat. También está amenazada por deslizamientos de tierra, incendios y sequías. Hibiscus brackenridgei entró en la Lista Roja de la UICN en la categoría “En Peligro Crítico”.

Tarántula anaranjada (Brachypelma baumgarteni): Esta especie de tarántula es endémica de México, donde se encuentra solo en la región costera de la Sierra Madre del Sur en el sureste del estado de Michoacán. Hasta hace cinco años, esta araña era común en la naturaleza. Sin embargo, se ha vuelto difícil de observar. Parece ser una especie dependiente de los bosques y la presión humana (como la urbanización y la agricultura) podría ser la causa principal de su desaparición. Fuentes de información local también indican que algunas subpoblaciones fueron devastadas por los huracanes. La cría en cautividad suministra el comercio de mascotas de esta especie, pero es insuficiente para satisfacer las demandas del mercado, lo que provoca un aumento de la presión de recolección sobre las poblaciones silvestres. La tarántula anaranjada (Brachypelma baumgarteni) entró en la Lista Roja de la UICN en 2018, en la categoría “En Peligro”.

Gecko de Durrell (Nactus durrellorum): El gecko de Durrell (Nactus durrellorum) es una especie endémica de Mauricio, actualmente restringida a la isla de Round Island, que tiene un área de sólo 2 Km². La especie ha sufrido un severo declive en el pasado que llevó a su extinción en la mayor parte de su área de distribución histórica. Su única localización restante estaba muy degradada por mamíferos herbívoros invasores, pero desde la década de los 1980 las medidas de conservación para erradicar varias especies invasoras, restaurar el hábitat y administrar activamente esta especie han llevado a un rápido aumento de su población. En 2018, se estimaba que la población mundial contaba con más de 27.000 individuos y que iba en aumento. Sin embargo, nuevas especies invasoras invaden regularmente las islas del archipiélago de Mauricio y requieren esfuerzos de control continuos. Los episodios climáticos extremos, los ciclones intensos y el fuego son otras amenazas potenciales. La especie entró en la Lista Roja de la UICN en 2018 en la categoría “Vulnerable”.

Ejemplos de otras especies cuyo estado de conservación ha empeorado

Mero de siete bandas (Hyporthodus ergastularius): Se encuentra en la costa australiana y pasó de la categoría “Preocupación Menor” a la de “Casi Amenazado”. En los últimos ocho años, la pesca excesiva ha provocado que las poblaciones de esta especie disminuyan en más del 69% en Nueva Gales del Sur y en el 80% en Queensland, con implicaciones financieras para los pescadores y los mercados de exportación locales y nacionales.

Órice beisa (Oryx beisa):  El órice beisa (Oryx beisa) se encontraba anteriormente de forma común en los matorrales y pastizales semiáridos y áridos del nordeste de África, pero su distribución y su población han disminuido notablemente. A mediados de la década de los 1990, la población se estimaba en alrededor de 26.000 individuos. La estimación más reciente de la población es de 12.000 individuos, es decir una disminución del 54%. Esta especie es tradicionalmente cazada por su carne, su piel muy dura, y en muchas culturas, sus cuernos se utilizan como amuletos. La sobreexplotación y la invasión de su hábitat por asentamientos humanos y por el ganado son las principales amenazas que han llevado a esta especie de la categoría “Casi Amenazada” a la de “En Peligro” en la Lista Roja de la UICN.

Sapo del Páramo (Nannophryne cophotis): Clasificado en la categoría “Preocupación Menor” en 2004, el sapo del páramo (Nannophryne cophotis) ha pasado a la categoría “En Peligro Crítico”. Esta especie es endémica del Perú, donde antes era común y abundante, pero su población ha disminuido tan drásticamente que ya podría haberse extinguida. Este sapo fue observado por última vez en 2005. Se cree que su fuerte declive podría deberse a la pérdida de su hábitat y a la contaminación del agua dulce por las actividades mineras, la expansión agrícola y las plantaciones de pinos, aunque no se pueden descartar otras amenazas como la quitridiomicosis y el cambio climático.

Boswellia pirottae: Boswellia pirottae es una especie rara de árbol que se encuentra solo en Etiopía y se usa localmente como incienso. Es probable que las inundaciones que produzca al proyecto de construcción de la presa Gibe IV afecten directamente a una pequeña parte de la población que se encuentra en altitudes más bajas. Sin embargo, los cambios en el microclima local, después de que se construya la presa, podrían afectar al resto de la población o cambiar el régimen natural del fuego. Esta especie pasó de la categoría “Casi Amenazada” a “Vulnerable” en la Lista Roja 2018-2.

Ejemplos de otras especies cuyo estado de conservación ha mejorado

Gecko de pantanos salados (Cryptactites peringueyi): Endémica de la provincia del Cabo Oriental, en Sudáfrica, el gecko de pantanos salados (Cryptactites peringueyi) solía encontrarse solamente cerca o dentro de las marismas costeras. Sin embargo, en los últimos años, se ha expandido varios kilómetros tierra adentro y utiliza ahora estructuras hechas por el hombre como refugio. Hoy en día, su población se considera estable, pero su hábitat primario (pantanos costeros) aún podría estar amenazado por eventos estocásticos como el aumento de las inundaciones marinas por culpa de las tormentas o el aumento del nivel del mar asociado con el cambio climático. Ha pasado de la categoría “En Peligro Crítico” a “Casi Amenazado” en la Lista Roja de la UICN.

Rana de Banahao (Platymantis banahao): La rana de bosque de Banahao solo se encuentra en la isla de Luzón, en las Filipinas. Hasta ahora, este anfibio se consideraba como “Vulnerable” debido a su área de distribución restringida y a los daños infligidos a los hábitats de montaña por los visitantes del área. Sin embargo, gracias al establecimiento de un Paisaje Protegido en 2009, la pérdida continua de hábitat sólo afecta, ahora, a una minoría de la población. La especie está hoy considerada como “Casi Amenazada”.

Jirafa de Rothschild (Giraffa camelopardalis rothschildi): La jirafa de Rothschild está actualmente confinada a pequeñas zonas de Kenia y Uganda. Históricamente, esta subespecie tenía un área de distribución mucho más amplia en África del Este, pero la caza ilegal, la expansión agrícola, la invasión humana y la degradación y fragmentación de su hábitat la llevaron a la extinción en la mayor parte de su área de distribución anterior. La jirafa de Rothschild fue catalogada como “En Peligro” en 2010. Desde entonces, las medidas de conservación, como las reintroducciones, la mejora de la protección legal, incluyendo la prohibición de la caza y el desarrollo de Estrategias y Planes Nacionales de Acción para la Jirafa, han resultado en un aumento de las poblaciones. Actualmente se calcula que existen 1.468 individuos maduros en la naturaleza y las poblaciones están en aumento. Sin embargo, el potencial de dispersión entre los sitios restantes es muy bajo y la capacidad de expansión muy limitada. El futuro de la subespecie depende de los esfuerzos de conservación en curso. La subespecie se reclasificó en la categoría “Casi Amenazada” en 2018.
 

Go to top