Las lagunas de Cuyabeno, mantos de la biodiversidad

Navegar por los canales inundados de la Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno, en Ecuador, es un viaje que amerita lentitud para percibir cada detalle con todos los sentidos.  

Photo: Efrén Icaza

​Desde que se aborda la lancha en el Puente Cuyabeno las mariposas monarca, los monos lanudos, las garzas y, en algunas ocasiones, los delfines de río, aparecen ante el descuido de los turistas. En cambio, para los guías este entramado bosque inundado es un mapa de curiosidades y lenguajes invisibles que solo tiene la selva.

Cuyabeno, conexión, biodiversidad y cosmovisión
La Laguna Grande es la de mayor superficie de las 14 que hay aquí y es un lugar estratégico para el ecoturismo que se desarrolla la en la Reserva, a la que se han involucrado las comunidades indígenas para salvaguardar y hacer respetar la flora y fauna del lugar. Incluso, algunos sectores son considerados como sagrados para como en el caso de Canangüeno.

Los senderos inundados de Cuyabeno son uno de los puntos de mayor diversidad de especies, de las cuales gran parte tienen potencial productivo y comercial.  Allí es posible encontrar manatíes, delfines, caimanes y anacondas, decisivos en la regulación del ecosistema e indicadores de la salud del mismo.

Estas lagunas conforman el humedal más grande de la Amazonía ecuatoriana, favorecen el flujo hídrico de los ríos Cuyabeno, Aguarico y Napo que confluye finalmente en el río Amazonas. Son la vía de conexión entre el paisaje, posibilitan el intercambio económico y el sostenimiento de los medios de vida para las comunidades que habitan en sitios sitios aledaños como los Siona, Secoya y Cofanes.

Sin embargo, parte de la Reserva hoy está amenazada por diferentes factores relacionados con el cambio climático y las problemáticas externas. “Se podría decir que la amenaza más grande, especialmente para la Laguna Grande de Cuyabeno, es la presencia de invasores y asentamientos ilegales en la cabecera del área protegida, que para nosotros es la microcuenca del río Cuyabeno, uno de los más importantes. Como consecuencia de esto está la destrucción de bosques primitivos y por ende la sequía tanto del río como de las lagunas”, explicó Pedro Peñafiel, administrador de Áreas Protegidas y Vida Silvestre del Ministerio de Ambiente de Ecuador. 

Hoy en día son muchas personas las que trabajan por conservar este territorio. Luis Borbor, jefe de la Reserva habló sobre la importancia del turismo ecológico que se desarrolla “con participación de comunidades indígenas, que por su conocimiento de la naturaleza compaginan con las actividades que se realizan con guías, tanto locales como de otros sectores. Esta actividad la hacemos de forma sostenible: todos los materiales que se utilizan para la construcción de campamentos vienen de afuera, y no se está haciendo ningún tipo de actividad extractiva de estos recursos para los utilización de estos campamentos…”.

Además de buenas prácticas como estas, el Ministerio de Ambiente también realiza charlas de concientización, patrullajes de control y vigilancia, reforestaciones masivas, entre otros.

Cooperación para la conservación
La Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno es uno de los lugares de incidencia del Proyecto Integración de las Áreas Protegidas del Bioma Amazónico, IAPA, financiado por la Unión Europea, coordinado por la FAO e implementado con WWF, UICN y ONU Medio Ambiente.

El Paisaje Norte priorizado por el proyecto está conformado por la Reserva de Cuyabeno, el Parque Nacional Natural La Paya (Colombia) y El Parque Nacional Güeppi-Sekime (Perú). Actualmente allí se implementa un plan de acción (articulado con algunas actividades del Programa Trinacional de Conservación y Desarrollo Sostenible del Corredor de Áreas Naturales Protegidas) que apunta a temas de gobernanza y coordinación regional para el intercambio de experiencias y capacitación de actores clave del paisaje; a la formulación de estrategias que generen valor a las actividades productivas para el autosostenimiento de las AP sin generar presiones al ecosistema y a la implementación de esquemas de gestión compartida que mejoren la distribución de los beneficios.

Por otro lado, el proyecto ha fortalecido capacidades técnicas con los jefes y delegados de estos parques para trabajar de forma conjunta más allá de las fronteras y desde una perspectiva regional, no solo local.

Gracias al trabajo en sinergia con ellos y demás actores del bioma amazónico se ha logrado la actualización del Plan de Trabajo de Áreas Protegidas (PTAP), se han construido herramientas para la toma de decisiones, la elaboración de políticas públicas para la conservación y, por supuesto, actividades que fortalezcan la iniciativa de la Visión Amazónica de Redparques.

Sobre la Reserva
Está ubicada en la provincia de Sucumbíos al norte de la Amazonía Ecuatoriana. Limita por el sur con la Reserva Biológica Limoncocha y el Parque Nacional Yasuní; al este con Perú (a través del río Lagartococha) al norte con Puerto Rodríguez y el río Putumayo y al oeste con Tarapoa y Shushufindi.

Tiene una extensión de 590.112 hectáreas y como área protegida fue declarada en 1979. Incluye las cuencas hidrográficos de tres ríos importantes: el Cuyabeno, el Lagartococha y el Aguarico.  

Go to top