Cambio de curso para el Rio Doce: la resurrección de un río

19.03.2018

Un ejemplo de esto son los esfuerzos para rehabilitar la cuenca del Río Doce en Brasil después del desastre minero de 2015, escribe al iniciar el 8º Foro Mundial del Agua en Brasilia esta semana Yolanda Kakabadse, la presidenta del Panel del Río Doce, que asesora los esfuerzos de restauración.

El Embalse de Candonga, río abajo de la represa, fue afectado gravemente por el derrame.

En noviembre de 2015, se produjo un desastre cerca de la ciudad de Mariana en Brasil. La represa de Fundão, que contenía los desechos de la mina de Samarco, colapsó y derramó agua con lodo y desechos 650 kilómetros río abajo del Rio Doce, hasta desembocar en el Océano Atlántico. El colapso y el alud de barro mataron a 19 personas, causaron graves daños económicos y sociales a las comunidades situadas a lo largo del Rio Doce, y afectaron a peces y demás vida acuática. Aún no conocemos la amplitud de los daños que causó a ecosistemas fundamentales y recursos hídricos, pero sí sabemos que fue uno de los peores desastres ambientales que ha sufrido el país.

La desembocadura del Rio Doce en el Atlántico dos semanas después del colapso de la represa. La desembocadura del Rio Doce en el Atlántico dos semanas después del colapso de la represa. Photo: Arnau Aregio CC4.0

Aún hoy, el Rio Doce transporta altos niveles de sedimentos procedentes del derrame, a pesar de los esfuerzos por restaurar la vegetación y las riberas del río en las partes más altas de la cuenca. Estos sedimentos pueden ser dañinos para el sustento local, la salud humana, la infraestructura hidroeléctrica y las plantas de tratamiento de aguas, así como para los ecosistemas.

La disponibilidad de agua depende de su calidad y cantidad, y la cuenca del Rio Doce ha perdido ambas. Al mismo tiempo que colapsaba la represa, Brasil enfrentaba una de sus peores sequías en más de 80 años, y esto ya estaba afectando a la gente y al medio ambiente, particularmente en la región sureste del país, por donde corre el Rio Doce.

Las comunidades de la cuenca del Rio Doce convivían con un río contaminado desde mucho antes de la ruptura de la represa.

Pero las comunidades de la cuenca del Rio Doce convivían con un río contaminado desde mucho antes de la ruptura de la represa. Desde hacía años, el río venía sufriendo una acumulación de impactos debidos a una minería insostenible, deforestación, mala gestión agrícola, tratamiento insuficiente de aguas negras en la mayoría de las comunidades situadas a lo largo del río, y otras causas. Existían leyes severas para garantizar la protección del río, pero a menudo no se aplicaban adecuadamente. Incluso ahora, dos años después del colapso de la represa de desechos, el gobierno y las comunidades locales siguen teniendo dificultades para hacer frente a los desafíos relacionados con la cuenca de este río.

Una de mis tareas como Presidente del Panel del Rio Doce dirigido por la UICN es contribuir a orientar los esfuerzos para la rehabilitación de la cuenca, y garantizar las comunidades afectadas una buena calidad de vida durante los próximos cinco años. El Panel tiene la tarea de dar un seguimiento independiente a la restauración, con una perspectiva de paisaje y con miras a lograr la sostenibilidad en el largo plazo. Basándose en las más recientes investigaciones científicas, y empleando un enfoque multidisciplinario, el Panel está dedicado a identificar prácticas y políticas que puedan ayudar a las poblaciones locales a reconstruir su ambiente y sus formas de sustento. Los descubrimientos del Panel aportan información a la Fundación Renova – responsable legal nombrada por el gobierno brasileño para dirigir la restauración de la cuenca después del colapso de la represa – así como a las compañías mineras BHP y Vale, copropietarias de la mina de Samarco.

Yolanda Kakabadse inspecciona el paisaje durante una visita a la cuenca del Rio Doce. Yolanda Kakabadse inspecciona el paisaje durante una visita a la cuenca del Rio Doce. Photo: Rio Doce Panel

En el curso de los años que siguieron al desastre, la situación de la cuenca del Rio Doce, como era de esperar, se convirtió en un tema extremadamente cargado de controversia y emoción, tanto en Brasil como en otras partes del mundo. Por eso es aún más importante contar con asesoría científica y objetiva, así como un enfoque que permita unir a comunidades, empresas y gobierno. Para que los esfuerzos de restauración tengan éxito, necesitamos socios que trabajen juntos y estén convencidos de la importancia de restaurar la salud del río para beneficio de todos, y que ayudarán a garantizar que las leyes se apliquen adecuadamente y que se ejecuten los programas nacionales existentes cuando sea del caso.

Más empresas tienen que aprender a reconocer que es mejor evitar un desastre que reaccionar cuando sucede.

Sin agua no hay vida ni hay actividad económica. Recordemos que el Rio Doce no es sólo un río o una cuenca. El área alberga más de 3 millones de personas, que dependen del río para sus necesidades de agua, alimento, sustento, ocio y más. La cuenca del río también es muy importante para la región porque sirve de base para un amplio rango de actividades económicas, desde ganadería, producción de café y cacao, hasta minería y siderurgia.

La producción de café depende de recursos hídricos limpios y abundantes. La producción de café depende de recursos hídricos limpios y abundantes. Photo: Marcelo Silk Screen CC1.0

Más empresas de todas partes del mundo tienen que aprender a reconocer que es mejor evitar un desastre que reaccionar cuando sucede. Samarco, por ejemplo, se comprometió a gastar 5000 millones de dólares EUA para cubrir los costos de reparar los daños generados por el colapso de la represa. Cuando se agreguen a estos otros costos relacionados con la pérdida de empleos, ingresos, operación de plantas hidroeléctricas y otros, se confirmará: prevenir es mucho más barato que restaurar.

Las compañías mineras en particular saben que sus acciones deben ir más allá de la responsabilidad social empresarial si quieren mantener su “licencia social” de operación. En la cuenca del Rio Doce, como en cualquier otro lado, es por su propio interés a largo plazo que el sector privado debe asegurarse que todos los sectores de la sociedad – particularmente las comunidades locales – se beneficien de las actividades empresariales basadas en el uso de los recursos naturales. Actualmente, las empresas necesitan gestionar sus recursos en forma adecuada y minimizar sus impactos sobre el ambiente para el bien común de la sociedad. En otras palabras, no solo tienen que esforzarse por ser las mejores del planeta, sino también las mejores para el planeta.

La UICN y sus Miembros tienen la responsabilidad de asegurarse que se apliquen adecuadamente las leyes que protegen a los ríos como el Rio Doce y a la gente que depende de ellos.

Ahora que se reúnen los delegados para el 8avo Foro Mundial del Agua con el objetivo común de proteger este valioso recurso mundial, esperamos que los esfuerzos conjuntos para restaurar un agua limpia y salubre en la cuenca del Rio Doce inspiren acciones más allá de Brasil. Todos los que participan en los esfuerzos por reconstruir la cuenca del Rio Doce están de acuerdo en que les gustaría convertir este proceso en un modelo para Brasil, donde se protege la calidad del río y el ambiente circundante y, en consecuencia, la salud de la gente, y donde se reconocen la ley y el orden. La UICN y sus Miembros en todas partes del mundo tienen la responsabilidad de asegurarse que se apliquen adecuadamente las leyes que protegen a los ríos como el Rio Doce y a la gente que depende de ellos.

Topic: 
Water

Yolanda Kakabadse

Yolanda Kakabadse is an Ecuadorian environmentalist and Chair of the Rio Doce Panel. She was President of IUCN from 1996 to 2004, Ecuador’s Minister of the Environment from 1998 to 2000, and President of WWF International from 2010 to 2017. She is also founder of Fundación Futuro Latinoamericano. Ms Kakabadse received the Golden Ark Order (1991), the Zayed Prize (2001), the UN Environment Programme’s Global 500 Award (1992), and a Doctor of Science (ScD) honoris causa from the University of East Anglia (2008), among other honours.

All Blogs | Blog authors directory

Post new comment

Go to top